jQuery(document).ready(function(){ jQuery(".enviar button.et_pb_contact_submit").text('Enviar datos'); });
Santiago +569 9644 1228 | Viña del Mar +569 9226 0790 | Rancagua +569 9277 6931 | Concepción +569 9634 2147 | Puerto Montt +569 9539 4412

En invierno constantemente estamos buscando ambientes tibios y calefaccionados para poder sentirnos cómodos. Lo que no todos sabemos, es que estos ambientes pueden provocarnos molestias, picazón, enrojecimiento y cansancio ocular.

 

Este síndrome llamado “ojo seco” afecta al 25% de los adultos y está asociado a la disminución de la producción de lágrimas o a una excesiva evaporación de estas, lo que puede aumentar en casos de patologías como la diabetes y el uso de ciertos medicamentos.

 

Otra razón por la que podemos padecer de “ojo seco” es la exposición durante muchas horas a pantallas o libros sin tener los descansos necesarios. El tiempo que esforzamos nuestros ojos a mantenerlos atentos, hace que la frecuencia de pestañeo disminuya, y de esta manera la superficie ocular se seca con facilidad.

 

El diagnóstico y tratamiento del “ojo seco”

Al momento de visitar al oftalmólogo, el especialista realizará un test para medir la producción de lágrimas, de esta manera podrá indicarnos si nuestra producción de lágrimas es normal o insuficiente.

 

Normalmente el tratamiento para el ojo seco consiste en usar lágrimas artificiales, geles y pomadas, que ayudan a mantener el ojo hidratado.

Para casos más severos, se puede indicar colirio de suero o tratamiento antiinflamatorio.

El tratamiento siempre dependerá de las causas que provoque el síndrome del ojo seco.